¿Qué es la glándula Timo?

 

Situada en el centro del pecho, justo detrás del esternón con cierta inclinación hacia el lado del corazón,  se encuentra la glándula Timo.  Forma parte muy activa de nuestro  sistema inmunitario y se dice que el Timo es la glándula de la felicidad. Su nombre en griego “Thýmos”, significa, precisamente, energía vital.

El Timo, crece cuando estamos alegres y positivos y encoje cuando estamos estresados  o enfermos, es decir, dependiendo de nuestro estado de ánimo y de nuestro estado de salud, esta glándula inhibe o estimula su funcionamiento. El modo en que gestionemos las emociones y nuestros estados de ánimo será decisivo para que nuestro Timo se expanda y  active  la producción de bienestar y felicidad en nuestro organismo.

El Timo es muy sensible e influenciable, por eso emociones tan potentes como el amor y el odio lo afectan profundamente. Los pensamientos negativos tienen más poder sobre él que los virus y bacterias. Ante  una actitud negativa, el Timo se debilita, sin embargo los pensamientos positivos consiguen activar todos sus poderes, recordándonos que la fe mueve montañas.

Para estimular el timo y aumentar el nivel de felicidad en nuestra vida  podemos practicar estos cinco sencillos  pasos:

1-Alimentación

Es fundamental mantener una dieta equilibrada para el buen funcionamiento del sistema inmune. Incluiremos en nuestra dieta diaria  alimentos para fortalecer el sistema inmunológico como: ajo, brócoli, cebolla, tomate, calabaza, zanahoria y legumbres.

2-Técnicas de relajación

Practicar yoga y meditación son dos técnicas excelentes que afectan positivamente al timo y a todas sus funciones inmunológicas, al mismo tiempo que nos aportan claridad mental.

3- Pensamientos positivos

La risa,  los pensamientos y las emociones positivas tienen una influencia directa en el buen funcionamiento del timo. Experimenta momentos que eleven tu energía.

4- Ejercicio físico

Practicar cualquier actividad física de forma regular es muy beneficioso para la salud en general, especialmente para la glándula timo ya que se aumenta el flujo de oxígeno, mejora la circulación de la sangre y ayuda a mantener sano el sistema inmunológico.

5- Activa el Timo con pequeños golpes

Podemos estimular la zona del pecho donde se encuentra el Timo, dándonos  tres pequeños golpecitos  con los nudillos de los dedos realizando la siguiente secuencia:

  • Golpe fuerte, pausa, golpe suave, pausa y golpe suave.  Repetimos la secuencia  durante  3
  • Basta con repetir este ejercicio dos veces al día: al levantarse por la mañana y antes de acostarse.

Este  ejercicio conseguirá atraer la sangre y la energía hacia la glándula del  timo, haciéndolo crecer en vitalidad y beneficiando también a nuestros pulmones, corazón, bronquios y garganta.

Ahora, ya sabemos que la Glándula Timo puede ser una gran aliada nuestra. Aprendamos a cuidarla con conciencia y con el convencimiento de que nosotros somos los únicos responsables de nuestro bienestar.

 

Adela Mendiola Rodríguez

Coach de Vida